Inicio / Artículos / Salud / Nutrición para futbolistas

Nutrición para futbolistas

NUTRICIÓN PARA FUTBOLISTAS JÓVENES

Umaña Alvarado, M. (2005) Nutrición para futbolistas jóvenes. Revista Internacional de Fútbol y Ciencia, 3(1), 13-22. La creciente participación de jóvenes en fútbol es una motivación para que los entrenadores, preparadores físicos y padres de familia conozcan cuáles son los requerimientos especiales para practicar este deporte de una forma segura, especialmente los requerimientos nutricionales.   Ya que a largo plazo el crecimiento y desarrollo sexual están comprometidos si el joven no satisface sus necesidades de energía y nutrientes. Durante la niñez y adolescencia se busca un equilibrio entre el estado nutricional, el ejercicio y el crecimiento físico. La alimentación debe cubrir los requerimientos energéticos y de nutrientes para potenciar el crecimiento físico y la maduración, la actividad física, el rendimiento académico y en el caso de los escolares, mantener una reserva para cubrir las necesidades del brote puberal de crecimiento o “estirón”. Los objetivos de la nutrición para el atleta joven son integrar la nutrición deportiva en el régimen de  entrenamientos del joven y satisfacer las necesidades nutricionales para el crecimiento y  desarrollo.

1)      El glucógeno muscular es el sustrato más importante para la producción de energía durante los partidos (Bangsbo, 1994). El fútbol ejerce una fuerte demanda sobre las reservas de glucógeno hepático y muscular (Hargreaves, 1994) porque los jugadores deben correr al azar a diferentes velocidades y desarrollar destrezas técnicas durante los partidos

2)      Utilización de grasas como fuente de energía. Las adaptaciones metabólicas y hormonales en jóvenes favorecen la utilización de grasa como combustible.

3)      La utilización de grasas durante el ejercicio. Permite a los jóvenes compensar una capacidad glucólitica limitada y mantener niveles apropiados de glucosa sanguínea durante el ejercicio.

4)      Capacidad glucolítica o anaeróbica. Esto implica que los atletas jóvenes necesitan periodos más cortos de recuperación que los adultos, durante el entrenamiento de intervalos intensos. Shephard (1999), indica que la capacidad anaeróbica aumenta progresivamente durante la maduración hasta alcanzar la de los adultos después de la adolescencia, por lo tanto la actividad glucolítica depende de la edad.

Necesidades nutricionales de los futbolistas jóvenes

El entrenamiento deportivo aumenta las demandas energéticas, así como de carbohidratos, proteínas, minerales y vitaminas (particularmente los nutrientes relacionados con el crecimiento: zinc, hierro, cobre, folato y calcio). Clark (1994), establece que la dieta de entrenamiento debe incluir entre 55 y 65% de la energía total en forma de carbohidratos, entre 12 y 15% de proteína y menos del 30% de grasa.

1)      Energía. Las necesidades de energía de los individuos dependen de factores como peso, estatura, edad, sexo, nivel de actividad física, En el caso de los jóvenes, es necesario que satisfagan sus necesidades de energía para alcanzar un crecimiento óptimo. El joven futbolista tiene el  reto de mantener un balance energético que le permita rendir durante entrenamientos y torneos.

2)      Carbohidratos. Las demandas energéticas de entrenamiento y competición requieren que los participantes ingieran una alimentación bien balanceada particularmente rica en carbohidratos, ya que el agotamiento total de las reservas de glucógeno se ha observado después de los partidos de fútbol. Hargreaves (1994), recomienda que los carbohidratos aporten al menos el 55% del total de la energía diaria.

3)      Proteínas. El fútbol requiere tanto de fuerza como de resistencia. Por ende, los futbolistas se podrían beneficiar de una ingesta proteica por encima de las recomendaciones para mejorar su fuerza y proveer aminoácidos que sirvan de sustrato para cualquier aumento en la oxidación de aminoácidos que pueda ocurrir durante entrenamientos y competencias (Lemon, 1994). Una ingesta de 1.4-1.7 gramos de proteína por kilogramo de peso corporal por día es adecuada para futbolistas.

4)      Micronutrientes. En estudios realizados con jóvenes futbolistas se encontraron consumos inadecuados de uno o varios micronutrientes. Es recomendable satisfacer las recomendaciones de calcio durante la adolescencia porque en esta etapa el calcio se incorpora rápidamente a los huesos, aumentando la densidad ósea y previniendo la osteoporosis prematura (Maughan, 2000). Además este mineral es necesario para la contracción muscular.

5)      La hidratación influye en el rendimiento de los futbolistas, especialmente si los partidos y entrenamientos se desarrollan en condiciones  cálidas. El objetivo de la ingesta de líquidos durante el ejercicio es evitar o minimizar la deshidratación. La inclusión de carbohidratos en las bebidas favorece el rendimiento al aportar energía durante el ejercicio.

Educación nutricional. La educación nutricional debe formar parte de la preparación de los futbolistas jóvenes. Clark (1994), sugiere proporcionar consejería nutricional personal, listas de alimentos fuente de carbohidratos y educación sobre etiquetas nutricionales como estrategias nutricionales simples y rápidas que permitan guiar a los jugadores, entrenadores y familiares hacia la selección adecuada de alimentos. Alimentación de los jóvenes en el hogar. Aunque las recomendaciones nutricionales se han establecido para jugadores de fútbol, no se sabe si los participantes jóvenes las completan en entrenamientos intensos y en periodo de competencia. Los atletas jóvenes generalmente viven con sus familias donde hay pocas oportunidades de elegir los alimentos y sus dietas pueden no ser las óptimas para el entrenamiento y el rendimiento

 

CONCLUSIONES

Los niños y adolescentes futbolistas deben cubrir sus necesidades de  energía y nutrientes para alcanzar un crecimiento satisfactorio y rendir en todas sus actividades diarias (estudio y deporte).

Existen cuatro diferencias claras entre jóvenes y adultos al practicar fútbol:

1) los jóvenes cuentan con menos reservas de glucógeno muscular,

2) los jóvenes utilizan mayor cantidad de grasas como fuente energética,

3) los jóvenes tienen una menor capacidad anaeróbica

4) la termorregulación en los jóvenes no es tan eficiente como en los adultos.

La prioridad nutricional de los futbolistas jóvenes es satisfacer los  requerimientos diarios de energía, seguido por carbohidratos, proteínas, micronutrientes (zinc, hierro, cobre, folato, calcio) y fluidos.

A pesar de que los jóvenes utilizan más grasas como fuente de energía, no es recomendable que consuman una dieta alta en grasas.

La educación nutricional debe ser parte de la formación integral de los niños y adolescentes futbolistas. También debe llegar a las familias para que ofrezcan a los jóvenes una alimentación adecuada que sustente la actividad deportiva.

 

 

¿Qué calificación le pondrías a esta nota?

User Rating: Be the first one !

Busca también

Las 10 reglas de nutrición del deportista

Diez reglas sencillas a seguir para la nutrición óptima del deportista La nutrición es algo …

Ejercicio – Deporte favorece el crecimiento y salud emocional de los niños

La práctica deportiva en la infancia favorece el crecimiento y la salud emocional de los …

Alimentación para niños deportistas

Deben cubrir las demandas de energía y nutrimentos para crecer y hacer deporte   Existe …

%d bloggers like this: